06 noviembre 2005

Cómo no los voy a querer


Tara, tan buena madre como perra, ha parido ocho taritos. Si mirarlos ya despierta nuestra ternura, tenerlos en la mano y ver como se duermen sobre la palma le hace a uno reconciliarse con la especie animal a la que, al fin y al cabo, no dejamos de pertenecer.

Os quiero a los ocho, sobre todo a Jaume I, que está muy malito y a Gintonic, la más bonita!

|

enlaces a este post

Crear un enlace

Inicio