06 noviembre 2005

Los piratas pobres al abordaje el crucero de lujo


A raíz de una sórdida noticia que acaba de aparecer en El Mundo. Eso resulta que están unos piratas somalíes dando un voltio con sus barquitas hinchables cerca de las costas de este país donde hay más hambre que agua en el océano por donde navegan estos románticos, porque ser pirata hoy en día es digno de decir: qué romántico.

Y que triste. Sí, que triste estar ahí, tan rícamente, con un poco de gazuza, eso sí, pensando en que tu rpimo el de la aldea del interior se murió de hambre ayer, que tu prima te lo dijo ayer, cuando volvía de enterrar a tu hermana, que murió antes de ayer por una mina antipersona de fabricación estadonidense. Así estás tu cuando, de repente, ves que algo te empieza a dar sombra y te giras y ves un gigantesco transatlántico, un crucero de lujo con bandera... norteamericana, como el último "juguete" que tocó tu hermana.

¿Qué haces?

Fue una pena. Lo intentaron, pero no lo consiguieron. Muchos de los turistas, en su mayoría yankis, que iban de crucero de superlujo hasta Kenia y luego las Seychelles, pasaron mucho miedo y acabarón vomitando una mezcla de caviar iraní, foie francés y trufas, regado con Moêt Chandön. Los otros, quizá hasta se divirtieron. No en todos los cruceros de lujo que realizan al año tienen la fabulosa oportunidad de poder usas sus flamantes armas en alta mar. El tiro al blanco es como un idioma, sino se practica, se pierde puntería. Bueno, tiro al negro. Seguró que fue una ocasión excelente para los amantes de los rifles de fracotirador y los amigos de la ametralladora de 15 mm.

Al final, los piratas se tuvieron que ir sin conseguir abordar el buque. Posiblemente llegarían a tiempo de orirse de hambre y asco en suelo firme. Los turistas, quizá, fueron compensados por las molestias con una cena, como no de lujo, a cargo de la naviera.

A ver si a la próxima...

|

enlaces a este post

Crear un enlace

Inicio