23 enero 2006

Los "Easy hotels" pasan la prueba


Nada de servicio de habitaciones, ni de minibar. Ni siquiera te hacen la cama ni cambian las sábanas si no lo pagas aparte. Lo mismo ocurre con la televisión. "Pero está bien. Muy céntrico, las empleadas de recepción muy correctas, la habitación limpia (al llegar, claro) y sobre todo, barato". Son las palabras de mi buen amigo Toni, que este pasado fin de semana ha tenido la ocasión de ser uno de los primeros españoles que ha pisado uno de los sólo dos Easy Hotel que existen por el momento.

En concreto ha sido el de Basilea, en Suiza. En esta ciudad, cuyo curioso aeropuerto tiene tres puertas de salida (una para salir en Francia, otra para hacerlo en Alemania y la tercera para quedarse en Suiza) y menos cafeterías y bares que una sóla calle de Madrid, Toni ha podido comprobar que lo que ofrece Easy Hotels en su web es "tal cual. No ha habido engaño. Yo reservé, con sólo una semana de antelación, la habitación más grande que disponían", es decir, 16 metros cuadrados.

"Tuve el privilegio de tener ventana, aunque pagué por ella. En total, dos noches me han costado unos 100 euros. Eso sí, todas las habitaciones, aunque sea la más pequeña, que es de 9 metros, tienen cama doble y se pueden compartir, así que 'a pachas' sale realmente bien. Además, con el precio de la reserva se incluye un bono para el transporte público de la ciudad para los días que vayas a estar", explica mi colega, que se desplazó a esta ciudad ribereña del entrañable Rinh para cumplir dos misiones: Una suya personal (sic) y otra que ha sido poder contarme a mí y a todos vosotros qué tal están estos nuevos hoteles de bajo coste. Según él, "pasan la prueba".

|

enlaces a este post

Crear un enlace

Inicio